El #MeToo secreto que no quería admitir: mi esposo me violó

Problemas De Mujeres
mi esposo me violó

kieferpix / Getty

Mi hijo nos hizo escuchar la versión KidsBop de Katy Perry's Roar repetida toda la semana. Estuve cantando durante días, me sujetaste, pero me levanté ... antes de que me diera cuenta: esta canción es mi himno.

volante de juguete para asiento de coche

Me sujetó (y no pude levantarme). Pero luego lo hice ... Me levanté . I soy arriba. Pasé de cero a mi propio héroe .



Inicié un divorcio con mi ex por un millón de razones. Nunca cumplió sus promesas. Cometió algunos errores importantes de crianza que me costó mucho olvidar. Hizo mi vida más difícil en lugar de más fácil. Cuando las cosas iban mal, nos abatimos mutuamente en lugar de subir. Nuestra vida sexual fue terrible. No hicimos un buen equipo. Simplemente nos habíamos distanciado.

Pero una vez que dejé de morderme la lengua y contener la respiración, una vez que él se fue y yo estaba solo, me di cuenta de lo mal que habían estado las partes oscuras. Nuestra vida sexual no solo era terrible; mi esposo me había estado violando. Durante años, creo.

Solo puedo decir que pienso porque si bien los recuerdos de los momentos oscuros son claros como el cristal, no puedo decir cuándo ocurrieron las violaciones o cuántas fueron. Pero sé que sucedieron ...

Me despertaba y él estaba encima de mí, dentro de mí.

Estaría desorientado cuando saliera de un sueño profundo. Yo diría que no y me detendría y no quiero esto, pero él continuaría.

Intentaría empujar todas las 215 libras. de él fuera de mí. A veces me las arreglaba para salir de debajo de él y hacer que volviera a sus sentidos, haciendo que se detuviera.

Pero a menudo no lo haría.

Protestaba verbal y físicamente, pero él continuaría, su peso ganando al mío. A veces dejaba de pelear y me quedaba inmóvil, deseando que terminara rápidamente.

Por la mañana, le decía: No puedes hacerme eso. No está bien. Tú tengo para dejar de hacerme esto.

Y él diría, lo sé. Lo siento. No sé qué pasó. Creo que debí haber estado durmiendo o algo así. Lo siento mucho.

Y no volvería a suceder ... por un tiempo. Pero entonces lo haría. Y yo protestaría. Y se disculparía por la mañana.

Hasta que una noche me empujó más allá del punto de ruptura.

líneas de recogida de chicas a chicos

(Prepárate porque he tenido suficiente / lo veo todo, lo veo ahora).

Cuando me desperté y él estaba encima de mí, dentro de mí, grité ¡NO! Y con todas mis fuerzas me retorcí y me retorcí y salí de debajo de él y me impulsé primero hacia arriba y luego hacia abajo en su pecho, el codo primero.

¡¡¡OWWWW !!!! El grito. ¿¡¿Qué diablos fue eso?!? Qué sucede contigo.

Y con mucha calma dije: ¡Eso es lo mucho que lo digo en serio cuando digo, NO! NO PUEDES HACERME ESTO MÁS. NO ESTÁ BIEN. Te he estado diciendo que no está bien durante mucho tiempo. Esto tiene que DETENERSE.

Y nunca volvió a pasar.

Nunca volvió a tener sexo conmigo accidentalmente mientras yo dormía porque nunca fue un accidente. Fue una violación. La violación conyugal es una violación.

¡Dije que no! ¡Dije alto! Usé mi cuerpo (a veces con éxito) para obligarlo a detenerse. Casado o no, me violó.

La noche en que terminé el círculo vicioso de la violación fue al menos un año y medio antes de que le dijera que quería el divorcio, dos años y medio antes de que pudiera etiquetar lo sucedido como violación.

Solo yo no puedo rugir. No puedo arrojarle la palabra violación en la cara y hacerle confrontar el horror de lo que me hizo. No puedo rugir porque todo lo que estoy haciendo, todo lo que he hecho desde que puse fin a las violaciones en medio de la noche ha sido proteger y cuidar a nuestro hijo. Enfrentarlo ahora arruinaría el delicado equilibrio de co-paternidad que hemos creado.

No llegué a crecer con un padre. Quiero que mi hijo conozca el suyo, por más imperfecto que sea. Quiero que él haga sus propios juicios sobre él, forme su propia relación con él.

Sigo eligiendo tomar el camino principal. El camino que le permitirá a mi hijo tener dos padres.

Pero hay un costo en este camino, este silencio. Mi ex podría lastimar a otra persona. En mi intento por proteger a mi hijo, dejo abierta la puerta a más abusos. Así que tengo un plan imperfecto: le contaré mi versión de la historia a mi ex cuando se involucre seriamente con otra persona. Le diré que me violó con la esperanza de que esta etiqueta le haga enfrentar la gravedad de lo que hizo. Y si alguna vez hay un susurro de evidencia de que está abusando de otra persona, rugiré. Fuerte y claramente.

Por ahora, mi rugido es que estoy viviendo mi mejor vida. Es criar a un hijo que siente empatía y respeto por todas las personas. Quien es cariñoso y amable. Quién comprende y respeta la importancia del consentimiento. Ese es mi camino para derribar el patriarcado.

¿Oyes mi voz? ¿Escuchas ese sonido? Como el trueno sacudirá la tierra.