celebs-networth.com

Esposa, Marido, Familia, Estado, Wikipedia

Estas son las posturas de yoga que debes evitar durante el embarazo

Fertilidad

Si estás embarazada y estás pensando en hacer yoga, hay algunas posturas que debes evitar. Aquí hay una lista de las posturas de yoga que debe evitar durante el embarazo, según el consejo de expertos. Perro mirando hacia abajo: esta postura puede ser dura para la espalda y los hombros, y es mejor evitarla durante el embarazo. Guerrero III: esta postura no se recomienda durante el embarazo porque puede ejercer demasiada presión sobre la espalda y las caderas. Postura del cuervo: esta postura no se recomienda durante el embarazo porque puede ejercer demasiada presión sobre las muñecas y los hombros. Parada de cabeza: esta postura no se recomienda durante el embarazo porque puede ejercer demasiada presión sobre el cuello y los hombros. Parada de manos: esta postura no se recomienda durante el embarazo porque puede ejercer demasiada presión sobre las muñecas y los hombros.

Actualizado el 3 de febrero de 2021 3 lectura de minutos

P: ¡Me acabo de enterar que estoy embarazada! Me encantaría continuar con mi práctica de yoga, pero no estoy seguro de qué posturas son seguras y cuáles debo evitar.

A:

¡Felicidades, mamá yogui!

retirada de alimentos objetivo

Tiempos emocionantes por delante

Bien por ti por querer mantenerte al día con tu práctica de yoga y cuidarte a ti y a tu bebé en crecimiento.

Mantener la salud y el bienestar es muy importante durante este tiempo.

Tenga en cuenta que deberá realizar cambios y adaptaciones específicas en su práctica de yoga previa al embarazo, especialmente a medida que crece su barriga.

También deberá evitar los estilos acalorados como Bikram y Hot Yoga.

Estos estilos elevan demasiado la temperatura corporal central y eso no es seguro para su bebé.

Es posible que también deba evitar los estilos de yoga de ritmo rápido como power vinyasa y ashtanga si aún no tiene una práctica establecida.

Este tipo de clases pueden aumentar demasiado su ritmo cardíaco.

Esto es especialmente cierto en las primeras semanas y el primer trimestre.

Sé amable contigo misma, mamá

Recuerde, estas primeras semanas de embarazo su cuerpo está trabajando arduamente para crear un pequeño cuerpo humano y un órgano adicional: ¡la placenta!

Debido a que el primer trimestre suele ser una época en la que se siente exhausto, fatigado y con náuseas, es posible que desee tomárselo con calma y optar porclases de yoga prenatal, ya que estas clases están diseñadas específicamente con su seguridad en mente.

También puede probar el yoga restaurativo, el yin yoga prenatal suave con la supervisión de un instructor de yoga experimentado, el yoga nidra y el yoga suave.pranayama(respiración de yoga).

Posturas a evitar

En general, querrás evitar las flexiones hacia atrás profundas, los giros profundos y las inversiones durante el embarazo.

También querrá evitar posturas de pie extenuantes sin apoyo, ya que el sentido del equilibrio de una mujer embarazada se ve comprometido.

Las flexiones hacia atrás profundas pueden sobrecargar los músculos abdominales y provocar el desarrollo o el empeoramiento de la diástasis de los rectos, la separación de los músculos abdominales grandes.

Esos músculos ya se están sobrecargando y estirando demasiado a medida que el bebé crece, por lo que no se recomienda trabajarlos más.

Los giros, especialmente los giros profundos, pueden contraer el útero.

Las torceduras deben evitarse especialmente en el frágil primer trimestre, incluso si aún no se muestra.

Aquí hay una lista de posturas de yoga que debe evitar durante el embarazo, especialmente a medida que crece su barriga*:

  • Pose de ángulo lateral girado
  • Postura de rueda completa
  • postura del puente
  • postura del arco
  • Cobra pose
  • Pose de langosta
  • Postura completa del camello
  • perro boca arriba
  • pliegue hacia adelante
  • silla retorcida
  • inversiones completas
  • parada de cabeza
  • parada de manos
  • postura del barco
  • posturas abdominales
  • Saludos al sol completo
  • Jump-backs y transiciones
  • Técnicas de retención de la respiración

*Las modificaciones o sustituciones de estas poses están disponibles en las clases prenatales.

Si las inversiones fueran parte de su práctica regular de asanas de yoga antes del embarazo, es posible que pueda seguir haciéndolas si no tiene un embarazo de alto riesgo.

Consulte primero con su médico, OB-GYN o partera para asegurarse.

Por qué debes tener cuidado con los estiramientos excesivos

Los niveles hormonales están en constante fluctuación y su cuerpo produce una cantidad mucho mayor de la hormona relaxina.

Esta hormona ayuda a que sus músculos, ligamentos y tejidos conectivos se relajen.

Este efecto relajante se centra principalmente en la zona pélvica para facilitar el parto.

La producción de relaxina comienza en el primer trimestre y alcanza su punto máximo al final del primer trimestre y el trabajo de parto.

No estire demasiado los músculos ni sobreesfuerce su rango de movimiento, especialmente si es hipermóvil.

No practiques yin yoga sin supervisión; consulte siempre con un profesor de yin yoga con experiencia.

Por qué debes tener cuidado con las poses verticales

A medida que avance hacia el segundo y tercer trimestre, también querrá evitar descansar boca arriba durante demasiado tiempo.

Acostarse boca arriba ejerce presión sobre la vena cava, una vena grande responsable de transportar el flujo sanguíneo desde las extremidades hasta el corazón.

Alrededor del segundo trimestre y específicamente de la semana 16, tu volumen de sangre puede duplicarse.

Gracias al peso adicional de su bebé y al útero en crecimiento, acostarse puede comprimir la vena cava.

Es una práctica segura comenzar a dormir de lado después de la semana 16 de embarazo.

Preferiblemente la izquierda.

bonitos nombres de diosas

Las posturas de yoga que requieren que te acuestes boca arriba, como savasana, están contraindicadas a partir del segundo trimestre.

En cambio, querrás acostarte sobre tu lado izquierdo.

Ejemplos de poses más seguras para el embarazo

  • giros abiertos
  • Postura de camello apoyada o parcial
  • gato-vaca
  • postura de la silla
  • postura del niño
  • Inclinación hacia adelante sentado con apoyo (usando un cojín, bloque o refuerzo)
  • Saludos al sol modificados

El enfoque del segundo y tercer trimestre

A medida que su barriga y su bebé crezcan, serán necesarias aún más modificaciones.

La altura del segundo trimestre y todo el tercer trimestre se considera un momento para entrar en modo guerrero y preparación para el parto.

Esto significa enfocar su práctica de yoga en fortalecer su piso pélvico y desarrollar resistencia.

Las estocadas pueden ayudar a acondicionar los muslos.

Los abridores de cadera pueden trabajar con el suelo pélvico y abrirte.

Las posturas reparadoras, como las piernas apoyadas en la pared, también pueden ayudar a aliviar el dolor lumbar.

Compartir Con Tus Amigos: